La fragata "Luisa-María" de la Marina belga ha interceptado un esquife en las costas de Somalia en el que viajaban tres presuntos piratas que han sido liberados en tierra por falta de pruebas, informó Atalanta-Eunavfor en un comunicado.

La tripulación de la fragata belga, la misma que hace doce días consiguió arrestar a cinco presuntos piratas, interceptó el esquife a 400 metros de la costa de Somalia después de ser vista por una patrulla marítima de bandera noruega de la misma misión.

Tras el arresto de los tres presuntos piratas de la embarcación, el equipo de "Luisa-María" ha recogido pruebas sobre el caso y ante la falta de evidencias delictivas ha liberado en tierra a los hombres.

"La misión de la UE en el Índico está siempre alerta ante posibles casos de piratería, sin embargo en esta ocasión no había suficientes pruebas inculpatorias para detener a los hombres que viajaban en el esquife", dijo en el comunicado el vicecomandante de la operación, el Almirante Gualtiero Mattesi.

"Nuestra misión es clara: ser duros con los piratas y ayudar a los somalíes a reconquistar la paz en su territorio", añadió.

La fragata "Luisa-María", de bandera belga, participa desde el pasado 23 de noviembre en la operación Atalanta.

La principal tarea de Atalanta es escoltar a los buques mercantes que transportan ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y a los barcos de la misión de la Unión Africana en Somalia, así como proteger a las embarcaciones vulnerables en el golfo de Adén.

También tiene como objetivos disuadir e impedir los actos de piratería en las aguas del océano Índico y controlar la actividad pesquera frente a las costas somalíes.