El Tribunal Constitucional egipcio decidió hoy reanudar sus sesiones a partir del próximo 15 de enero, cuando tiene previsto estudiar los recursos contra la Cámara alta del Parlamento y la asamblea que redactó la nueva Constitución.

El portavoz de la corte, Meher Sami, aseguró a la agencia estatal de noticias Mena que el tribunal examinará en la próxima sesión si la ley electoral por la que se celebraron las elecciones de la Shura (Camára Alta) respeta la Carta Magna del país.

El Constitucional analizará también las denuncias presentadas contra la asamblea que se encargó de la redacción de la nueva Constitución, aprobada finalmente en el referéndum que se desarrolló los pasados 15 y 22 de diciembre.

El alto tribunal había suspendido sus actividades desde que el pasado 2 de diciembre miles de manifestantes, en su mayoría islamistas, mantuvieran una protesta junto a su sede.

La corte iba a analizar entonces las denuncias contra la Asamblea Constituyente y la Cámara Alta del Parlamento, lo que quedó suspendido hasta que se le permitiera trabajar "sin presiones", en alusión a esas protestas.

En un comunicado, el Tribunal Constitucional volvió hoy a condenar las protestas, que calificó de "agresión contra la independencia de la Justicia egipcia", y pidió que los organizadores de esos actos sean castigados.

La judicatura y, especialmente, el Tribunal Constitucional se han convertido en las bestias negras del presidente egipcio, Mohamed Mursi, durante sus primeros meses al frente del país al oponerse a muchas de las decisiones adoptadas por él.