Copacabana, la playa más famosa de Brasil y una de las mayores atracciones turísticas de Río de Janeiro, está preparada para servir como palco mañana de una fiesta de año nuevo que reunirá en sus arenas a cerca de dos millones de personas, incluyendo 750.000 turistas.

Las autoridades municipales terminaron hoy los preparativos para el que es considerado como el principal evento festivo de Río de Janeiro junto al Carnaval y dijeron que están listos tanto los palcos para los espectáculos musicales como las balsas que serán ancladas frente a la playa y desde las que serán lanzadas 24 toneladas de fuegos pirotécnicos.

Lo único que falta para el inicio de la fiesta es el bloqueo al tránsito previsto para la mañana del lunes y que convertirá a este barrio de 100 cuadras y un área de 7,8 kilómetros cuadrados en un espacio exclusivo para peatones y al que sólo se accederá en metro y en algunos autobuses.

Pese a que toda Copacabana estará bloqueada, la fiesta se concentrará en los cuatro kilómetros de arenas blancas de la playa y en el malecón que concentra a gran parte de los hoteles de Río de Janeiro.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, considera que, así como en años anteriores, nada impedirá que el Reveillon, como es conocida la fiesta de año nuevo en Brasil, sea una fiesta perfecta en Copacabana y sin igual en el mundo.

"Tuvimos un aperitivo de lo que será la fiesta del lunes en la noche de Navidad, cuando organizamos en la playa de Copacabana un concierto de los cantantes Stevie Wonder y Gilberto Gil que atrajo a 700.000 personas", afirmó Paes.

"Río de Janeiro tiene mucha experiencia para realizar grandes celebraciones. Estoy seguro de que el Reveillon de Copacabana será el mayor y el mejor del mundo", agregó.

A diferencia del año pasado, sin embargo, la fiesta de este año promete ser en una noche muy caliente y seca y no lluviosa. Ello gracias a un inicio de verano austral que elevó la temperatura de Río de Janeiro el pasado martes a 43 grados centígrados, su mayor nivel histórico.

Los fuegos artificiales que iluminarán el cielo de la Cidade Maravilhosa en los primeros 16 minutos de 2013, en un espectáculo sincronizado con la música y con potentes reflectores, diseñarán figuras alusivas a los atractivos que convirtieron a Río de Janeiro como Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Ello debido a que los paisajes de Río de Janeiro, ciudad construida entre las montañas y el mar, fueron incluidos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en una reunión celebrada el pasado 1 de julio en San Petersburgo (Rusia).

Una de las principales novedades de la fiesta de este año es el uso de iluminación con tecnología LED como complemento a los colores de los fuegos artificiales, que será emitida por reflectores tanto desde las balsas dispuestas frente a la playa como desde la playa.

La tecnología, usada por primera vez en Brasil, es la misma que se utilizó en las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Londres de este año.

El principal de los cuatro palcos para espectáculos musicales, construido frente al lujoso hotel Copacabana Palace, tendrá 65 metros y un "diseño exclusivo" en forma de rampa.

En este escenario actuarán cantantes como Claudia Leite y Diogo Nogueira, dos de los más populares de Brasil actualmente.

La fiesta de Reveillon ayudará a las autoridades de Río de Janeiro a cumplir la meta que se impusieron de recibir a 3,2 millones en el actual verano, entre diciembre y marzo de 2013.

Ello debido a que las principales atracciones de la meca turística brasileña en verano, además de playas, sol y su naturaleza privilegiada, son el Reveillon y el Carnaval.

El municipio calcula que el número de turistas que participará en el Reveillon saltará de los cerca de 712.000 el año pasado hasta 750.000 mañana, incluyendo a un récord de 45.000 pasajeros de 13 transatlánticos internacionales que estarán anclados frente a la ciudad.