La ciudad de Pekín puso hoy en servicio cuatro nuevos tramos de líneas de metro, una red que, con esta ampliación, suma 442 kilómetros de vías en funcionamiento repartidos en 16 líneas y se convierte en la más extensa del mundo.

Concretamente, se han ampliado tres de las líneas ya existentes (8, 9 y 10) y se ha creado una nueva (6) con el objetivo de estimular el uso del transporte público y aliviar la congestión de tráfico de las carreteras de la capital china.

Con la inauguración de los nuevos tramos, Pekín pasa de la cuarta posición mundial a la primera en cuanto a kilómetros de red y supera a Londres (402 km), Seúl (406,2 km) y Shanghái (425 km).

El sistema de metro de la ciudad ha experimentado una rápida extensión durante la última década, al crearse 13 de las 16 líneas, principalmente debido a la elección de Pekín como sede de los Juegos Olímpicos de verano de 2008 y al paquete de estímulo para combatir la crisis financiera global, que el Gobierno implementó en noviembre de 2008 y destinó, en gran parte, a la construcción de infraestructuras.

Según aseguró la Comisión Municipal de Transporte de Pekín, el número de líneas de metro en la capital china llegará a 19 en 2015, con una longitud total de 561 kilómetros, mientras que, si se cumplen las previsiones y los proyectos en marcha, la red podría superar los 1.000 kilómetros en 2020.

El sistema de transporte público de la capital china, incluyendo los servicios de autobús, transportaron a un promedio de 20,6 millones de personas por día durante el año de 2012, y se calcula que alrededor de un 44 % de los residentes de Pekín utiliza el transporte público, el porcentaje más alto de todas las ciudades del gigante asiático.

Los precios del metro de Pekín son de los más baratos del mundo, con una tarifa de 2 yuanes (0,32 dólares, 0,24 euros) para cualquier trayecto, excepto la línea rápida hacia el aeropuerto, que cuesta 25 yuanes (4 dólares, 3 euros).

Sin embargo, la red existente no es suficiente para satisfacer adecuadamente las necesidades de la ciudad, que sufre de numerosos atascos diariamente.

Para aliviar el volumen de tráfico, las autoridades municipales limitaron el año pasado el número máximo de matriculaciones de vehículos y lo establecieron en 240.000 anualmente, lo que supone una tercera parte de los vehículos que se registraban cada año antes de la entrada en vigor de la normativa.

Además, los automóviles están prohibidos en las carreteras de la ciudad un día por semana, que se determina de acuerdo a los números de la matrícula.