Rusia mostró hoy su disposición de negociar con los líderes de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS), organización a la que Moscú acusa de tratar de derrocar el régimen del presidente del país árabe, Bachar al Asad.

"Ya hemos contactado con los dirigentes de CNFROS a través de nuestra embajada en El Cairo y mostramos nuestra disposición de entrevistarnos con su líder, señor (Ahmed Muaz al) Jatib", dijo el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, citado por la agencia Interfax.

El canciller ruso, que hizo estas declaraciones tras reunirse con su homólogo egipcio, Mohamed Amr, agregó que esta disposición de Moscú "no causó rechazo" en la CNFROS, creada en pasado noviembre en Doha para acabar con la división de la oposición siria.

Lavrov expresó su decepción con la postura de la Coalición, que tiene como principal objetivo "derrocar el régimen (de Asad)", y también con "su rechazo al diálogo".

"Supongo que una valoración real de la situación dentro de Siria incentivará a los opositores prudentes a buscar caminos para un diálogo político", afirmó el ministro ruso.

Lavrov, quien también se reunió anoche con el viceministro de Asuntos Exteriores sirio, Faisal Al-Miqdad, para abordar el conflicto en el país árabe, reiteró hoy el apoyo de Moscú al acuerdo de Ginebra que llama a las partes en conflicto en Siria a formar un Gobierno de transición.

Las reuniones de Lavrov con Al-Miqdad y Amr se producen después de las consultas del mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, con Asad y con representantes de la oposición siria.

En esas reuniones, Brahimi, quien mañana estará de visita en Moscú, presentó una serie de propuestas consensuadas con Rusia y Estados Unidos para el arreglo del conflicto en Siria.

Esta iniciativa incluye la formación de un gobierno transitorio compuesto por ministros que no pertenezcan ni a la confesión alauí, la que profesa el presidente, ni a los suníes radicales.

Asimismo, estipula que Al Asad continúe en el poder hasta la segunda mitad del 2013 pero sin que tenga derecho a presentarse a las próximas elecciones presidenciales, previstas para el año 2014.