El Tesoro italiano logró colocar hoy 5.871 millones de euros en bonos a 5 y 10 años en la última subasta del año con una ligera subida de los tipos de interés con respecto a las anteriores emisiones comparables del mes de noviembre, informó hoy el Banco de Italia en un comunicado.

En concreto, se adjudicaron 2.871 millones de euros en bonos a 5 años con vencimiento en noviembre de 2017, un importe ligeramente por debajo del máximo ofrecido de 3.000 millones de euros.

Los inversores exigieron un rendimiento del 3,26 por ciento, frente al 3,23 por ciento del pasado 29 de noviembre.

La demanda en este tipo de denominaciones fue superior a la oferta y alcanzó los 3.700 millones de euros, lo que supone un ratio de cobertura de 1,29 veces.

En el caso de los bonos a 10 años, con vencimiento en noviembre de 2022, se adjudicó el máximo ofrecido de 3.000 millones de euros con un interés del 4,48 por ciento, frente al 4,45 por ciento de la precedente emisión.

También en este caso la demanda superó la oferta y fue de 4.410 millones de euros, lo que supone un ratio de cobertura de 1,47 veces.

Los analistas, que contaban con una ligera subida de los tipos de interés exigidos por los inversores, consideraron satisfactorio el resultado de la emisión, que contó con una sólida demanda.

Tras la subasta, la prima de riesgo se situó en torno a los 324 puntos básicos, frente al nivel de los 326 puntos que marcaba antes de la misma.

Con la de hoy se cierra la tanda de dos emisiones previstas por el Tesoro italiano para este final de año, después de la subasta de ayer, en la que se asignaron 11.740 millones de euros en bonos a seis meses y dos años.

Las emisiones de estos dos días servirán para cubrir las necesidades de financiación prefijadas para el próximo año, ya que con la emisión del 13 de diciembre se alcanzaron los 470.000 millones previstos para 2012.

Para el próximo año, se prevé que la necesidad de financiación de Italia se sitúe en torno a los 410.000 millones de euros, según señaló en las últimas semanas la directora general para la deuda pública del Ministerio de Economía italiano, Maria Cannata.

El Tesoro italiano anunció además que la estrategia para 2013 se basará en menores emisiones a breve y muy largo plazo, mientras que se impulsarán aquellas a medio plazo.