El tribunal Tverskói de Moscú absolvió hoy a Dmitri Krátov, médico acusado de la muerte en prisión preventiva del abogado ruso Serguéi Magnitski, considerado uno de los casos más graves de violación de los derechos humanos en Rusia.

"El juzgado desestima los argumentos de la familia de Magnitski sobre la implicación del procesado (Krátov) en la muerte del abogado por no corresponderse con los hechos", afirmó la jueza que vio la causa, citada por la agencia Interfax.

De este modo, el tribunal satisfizo la solicitud de la Fiscalía, que había pedido absolver al médico de la prisión preventiva de Butirka y alegado que no existe una relación de causa y efecto entre las acciones de Krátov y la muerte de Magnitski.

Los expertos establecieron que el abogado murió el 16 noviembre de 2009 debido a un cúmulo de enfermedades que le provocaron una insuficiencia cardíaca.

Los abogados de la familia de Magnitski, consultor jurídico del fondo de inversiones británico Hermitage Capital Management, mantienen que la investigación debe continuar hasta que sean encontrados los culpables de su muerte.

"La decisión del Tribunal era previsible; a nosotros nos asignaron un papel decorativo", explicó Nikolái Gorójov, abogado de la familia Magnitski.

Kratov y la médica de la prisión, Larisa Litvínova, han sido los únicos acusados en este caso, aunque los cargos contra ésta última fueron retirados en abril pasado.

El Comité de Instrucción de Rusia ha reconocido que la ausencia de diagnóstico fue lo que causó la muerte en prisión preventiva de Magnitski, ya que éste no recibió el tratamiento médico adecuado.

Según los resultados del examen médico practicado por renombrados especialistas, Magnitski sufría diversas cardiopatías, diabetes y hepatitis, afecciones que condujeron a su muerte entre rejas.

El Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin denunció en un informe que Magnitski pudo haber muerto a consecuencia de los brutales golpes que presuntamente le propinaron los guardas cuando estaba entre rejas.

Tanto el Parlamento Europeo como los activistas pro derechos humanos consideran que las fuerzas de seguridad rusas le detuvieron y, posteriormente, le denegaron cuidados médicos para silenciar sus denuncias de corrupción policial.

Este caso ha provocado un deterioro de las relaciones entre Rusia y EEUU, que aprobó recientemente el "Acta Magnitski" que estipula la creación de una lista negra con los funcionarios rusos implicados en la muerte del abogado, que tendrán prohibido tener activos y entrar en territorio estadounidense.

La semana pasada Rusia respondió con la aprobación de su propia lista negra, con funcionarios estadounidenses que violen los derechos humanos de los rusos.

La "Ley Antimagnitski", que fue promulgada hoy por el presidente ruso, Vladímir Putin, incluye la restricción de las actividades de las ONG financiadas por EEUU y la prohibición de adoptar niños rusos por familias norteamericanas.