El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el rey de Jordania, Abdala II, se entrevistaron recientemente en secreto para tratar el problema de las armas químicas en Siria si llega a caer el presidente Bachar al Asad, informa hoy el diario Yediot Aharonot.

La entrevista, dos años y medio después de que ambos dirigentes se vieran por última vez, fue alentada por la preocupación que genera la posibilidad de que armas químicas caigan en manos de los rebeldes sirios o de grupos terroristas, según el diario.

Otra posibilidad barajada por la comunidad internacional es que el líder sirio recurra a esas armas en caso de ver amenazado su régimen.

La existencia del encuentro fue revelada el miércoles por el diario londinense en árabe A Shareq Al Awsat, y fue confirmada primero por la casa real jordana y después por fuentes israelíes.

Estas últimas fuentes dijeron al diario Yediot que Netanyahu y Abdala se entrevistaron durante dos horas en suelo jordano, poniendo fin así a dos años y medio de desconexión originada en la decepción del monarca de que Israel no dé pasos decisivos para reanudar el proceso de paz con los palestinos.

La última vez que se vieron en persona fue en julio de 2010, y sólo hace dos semanas hablaron por teléfono tras la ofensiva israelí en Gaza Pilar Defensivo.

Abdala también elevó en la reunión el problema palestino y expresó al primer ministro israelí el temor de que provoque el desmantelamiento de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y con ello permita a los islamistas de Hamás, que gobiernan Gaza, hacerse también con el control de Cisjordania.

El Yediot agrega de que, por su parte, Netanyahu planteó su preocupación de que grupos islamistas acaben gobernando Jordania, junto con Egipto los únicos países del mundo árabe que firmaron acuerdos de paz con Israel.