Ocho cazabombarderos turcos del tipo F-16 han bombardeado varias zonas en el norte de Irak para atosigar al Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda, que mantiene sus bases en esa zona.

Según informó hoy la cadena CNNTürk, los aviones despegaron de la base aérea de Diyarbakir, en el sureste turco, sobre las 21.45 GMT del miércoles, al filo de la medianoche local, y durante varias horas bombardearon supuestas bases de invierno del PKK en las regiones de Zap y Kandil, en el Kurdistán autónomo iraquí.

La operación se lanzó porque los aviones espía turcos, no tripulados, habían detectado movimientos en la zona y se concluía que los guerrilleros estaban regresando a bases ya previamente bombardeadas, añade la emisora.

La agencia kurdo-iraquí PUKmedia, cercana al partido del presidente de Irak, confirmó hoy el ataque aéreo y añadió que, según fuentes locales, los densos bombardeos no produjeron víctimas.

Turquía bombardea con cierta regularidad los refugios del PKK en el norte de Irak, especialmente en otoño, cuando la mayor parte de los guerrilleros kurdos en Turquía se retiran a las bases de invierno, una vez que las nevadas en el montañoso sureste del país impiden los combates.