Miles de indonesios conmemoraron hoy en la provincia de Aceh el octavo aniversario del devastador tsunami que mató a cerca de 170.000 personas en esa región del norte de la isla de Sumatra.

Los actos oficiales han ido perdiendo la grandeza del primer aniversario, cuando el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, mandatarios de otros países y representantes de organizaciones internacionales oficiaron la conmemoración.

En esta ocasión, el gobernador de Aceh, Zaini Abdullah, presidió el programa organizado en el puerto de Malahayati, próximo a la capital provincia, Banda Aceh, y al que asistieron unos miles de personas.

Otros habitantes de ese antiguo sultanato rico en petróleo y gas participaron en los actos organizados en plazas públicas, mezquitas y el museo del tsunami o acudieron a la fosa común donde se enterraron unos 46.750 cadáveres, o rezaron ante los restos de los que fueron sus hogares.

La bandera indonesia a media asta en edificios y calles recordaba a todos que un 26 de diciembre de hace ocho años una serie de olas gigantescas, originadas por un poderoso terremoto, arrasaron Banda Aceh y toda la costa occidental de esa provincia.

Pueblos costeros enteros desaparecieron bajo la fuerza de un tsunami que alcanzó otras naciones bañadas por el Índico, algunas tan lejanas como Tanzania o Kenia.

En Tailandia, donde hubo 8.000 muertos, se celebró una ceremonia esta mañana en el Tsunami Memorial Wall, próximo a la plaza de Mai Khao, en la turística Phuket, donde las olas destrozaron las primeras filas de edificios.

Las autoridades de Tailandia, uno de los principales países asiáticos receptores del turismo, insisten en que ahora tienen una alerta de tsunami capacitada para evitar, por medio de la evacuación, la repetición de la catástrofe.

Hoy las playas del suroeste de Tailandia en las que transcurre la muy taquillera película "Lo imposible", vuelven a estar llenas de gente ajena a un sistema de alerta y señales de emergencia que ha fallado en ocasiones por la falta de mantenimiento, según algunos expertos.

"Espero que la ceremonia proporcione calor a los familiares de las víctimas y que se sientan mejor sabiendo que no olvidamos", dijo el vicepresidente de la organización OrBorTor, Wirat Makaew, en el Tsunami Memorial Wall, según el diario "The Phuket News".