La tormenta de nieve que atraviesa Estados Unidos deja hasta el momento al menos tres muertos y la cancelación de más de un millar de vuelos, informaron hoy las autoridades.

La primera muerte tuvo lugar ayer en Houston, cuando a un hombre le cayó un árbol partido por los fuertes vientos. Las otras dos muertes se produjeron en Oklahoma y Luisiana, ambas en accidentes de tráfico a consecuencia del mal tiempo.

La borrasca, que ayer azotó la zona sur del país, se está desplazando hacia los estados del noreste.

Además de la nieve, la depresión causó tornados en el sur, especialmente en los estados de Alabama y Luisiana.

La nieve y el hielo cubría en la mañana de hoy las carreteras en el sur de Illinois y el sur de Indiana y la capital, Washington, DC, amanecía con una leve nevada.

Pero las mayores acumulaciones de nieve se presentarán en Indiana y Ohio, donde ya hay más de 30 centímetros acumulados, mientras que también ha empezado a nevar en Pensilvania y Virginia así como en el oeste del estado de Nueva York.

Además, también se verán afectados los estados de Georgia y las dos Carolinas.

Treinta y cuatro tornados fueron reportados en Texas, Luisiana, Misisipi y Alabama durante el día de ayer, según datos del Servicio Nacional de Meteorología.

La tormenta de nieve causó también trastornos en Oklahoma, y Arkansas activó las alarmas por ventisca en la zona noreste del estado, donde pueden caer hasta 10 centímetros de nieve según los meteorólogos.

Los fuertes vientos dejaron a cerca de 71.000 clientes sin suministro eléctrico en la noche de Navidad.