El enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, prometió hoy en Damasco a los líderes de la oposición interna que seguirá trabajando para lograr un consenso entre las partes internacionales implicadas en el conflicto.

El presidente del principal grupo opositor dentro del país, el Consejo de Coordinación Nacional, Hasan Abdelazim, dijo a Efe por teléfono que se han quedado "más tranquilos" tras salir de la reunión con Brahimi.

"La crisis es muy complicada porque la solución no está solo en manos de los sirios, hay mucha partes involucradas y es un asunto internacional", apuntó Abdelazim.

En ese sentido, el mediador comunicó a los opositores que tan pronto como regrese a Ginebra continuará con sus esfuerzos tanto con los rusos como con los estadounidenses.

Según fuentes diplomáticas consultadas por Efe, la visita de Brahimi tiene como objetivo presentar al presidente Bachar al Asad, con el que se entrevistó ayer, una serie de propuestas acordadas por EEUU y Rusia en una reunión en la ciudad suiza la semana pasada, que busca la formación de un gobierno de transición.

Estas propuestas incluyen la formación de un ejecutivo transitorio compuesto por ministros que no pertenezcan ni a la confesión alauí, que profesa el presidente, ni a los suníes radicales.

Asimismo, estipula que Al Asad continúe en el poder hasta la segunda mitad del 2013 pero sin que tenga derecho a presentarse a las próximas elecciones presidenciales, previstas para el 2014.

Durante el encuentro de hoy, los opositores agradecieron a Brahimi sus "esfuerzos mediadores con ministros de Exteriores de otros países para hallar una solución a la crisis y una transición pacífica del poder", subrayó Abdelazim, que no quiso hacer comentarios sobre las iniciativas de EEUU y Rusia.

En esa cita, que duró una hora, estuvieron presentes cuatro miembros del CCN, incluido el propio Abdelazim, y dos de la Conferencia para la Salvación de Siria.

Brahimi les pidió que le pusieran al día de lo que ha ocurrido en Siria desde la última reunión que mantuvieron hace casi dos meses.

"Le explicamos que la situación va de mal en peor y que la violencia ha aumentado tanto por parte de las fuerzas del régimen como de la oposición armada", señaló Abdelazim, que destacó que ha subido el número de muertos y heridos, y que hay ciudades enteras destruidas.

Por otro lado, Brahimi les informó de los esfuerzos que desarrolla y de sus reuniones con responsables árabes e internacionales, además del contenido de su encuentro ayer con Bachar al Asad.

"Sentimos que (Brahimi) insiste en su trabajo y ha negado que esté pensando en dimitir. Él es consciente del sufrimiento del pueblo sirio, pero no se desespera porque continuará con sus esfuerzos, aunque haya avanzado hasta ahora muy lentamente y no pueda anunciar resultados", resaltó Abdelazim.

El opositor reveló que Brahimi tiene intención de permanecer en Siria hasta el próximo domingo para seguir con sus contactos.