Al menos nueve combatientes tribales y un soldado murieron la pasada madrugada en enfrentamientos en la zona de Hababa en la provincia de Mareb, 170 kilómetros al noreste de Saná, informó hoy una fuente de los servicios de seguridad a Efe.

Los choques, que todavía continúan entre hombres armados de la tribu de Ayal Said y el Ejército, se iniciaron después de que los combatientes impidieran a varios técnicos arreglar un oleoducto atacado por ellos.

Las tribus de Mareb han saboteado recientemente oleoductos y torres de electricidad en la provincia para presionar al Gobierno para que responda a sus peticiones.

Entre esas reivindicaciones está la puesta en libertad de detenidos que pertenecen a esos clanes y la mejora de los servicios como las carreteras.