La Iglesia católica de El Salvador pidió hoy al Gobierno y a los principales partidos políticos crear un "plan de nación" que permita el desarrollo de este país centroamericano.

Asimismo, instó al Gobierno a tomar medidas adecuadas para contrarrestar la violencia y la "crítica" situación económica del país, que al cierre de 2012, continúan siendo los principales problemas de los salvadoreños.

"Aprovecharía el momento para invitar a los jefes de los partidos políticos y por su puesto al gobierno central, y a la sociedad entera, a hacer un esfuerzo por un plan de nación" que permita el desarrollo del país, dijo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, en su rueda de prensa dominical en la catedral metropolitana.

"Creo que algunos de los problemas por los que no avanzamos mucho en nuestro desarrollo, crecimiento,( y la ) democracia misma, es tal vez por no tener un plan de nación definido", agregó.

Su creación "sería ideal" porque no importaría "cuál es la persona que asuma el poder ni el partido", ya que habría "un plan (...) un compromiso de todos los partidos para seguir el plan de nación", indicó.

Las próximas elecciones presidenciales salvadoreñas se llevarán a cabo en febrero de 2014.

Los principales partidos del país, el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), ya tienen a sus candidatos, el actual vicepresidente, Salvador Sánchez Cerén, y el alcalde de San Salvador, Norman Quijano, respectivamente.

Por otra parte, Escobar indicó que "la situación de economía crítica" que vive el país, "por supuesto que dificulta las cosas y que pide a gritos que se tomen medidas, que se hagan esfuerzos, que haya unidad de criterios" entre las autoridades correspondientes para contrarrestarla.

El crecimiento económico de El Salvador será entre el 1,3 % y 1,7 % este año, mientras que el déficit fiscal experimentará una ligera disminución de 3,9 % del producto interior bruto (PIB) en 2011 a 3,6 % en 2012, según datos oficiales.

En este país centroamericano ha habido "una disminución en los asesinatos" este año, gracias a la "tregua" entre pandillas que inició en marzo pasado; pero pese a ello, la violencia continúa siendo uno de los principales problemas del país, dijo el prelado.

"Tenemos que admitir que hay todavía un grave flagelo de extorsiones (...) los delitos contra el patrimonio", por lo que las autoridades deben "tomar medidas", indicó.

La "tregua" entre las principales pandillas que operan en el país (Mara Salvatrucha y Pandilla 18) ha permitido disminuir los homicidios en un 60 %, desde marzo que inició, según cifras policiales.

Al menos 2.502 personas han sido asesinadas a nivel nacional en este país centroamericano este año, lo que representa 1.736 menos en comparación con el 2011, dijo el miércoles pasado el subdirector de la Policía salvadoreña, Mauricio Ramírez.