El expresidente peruano Alberto Fujimori, condenado a 25 años de cárcel, se quejó hoy de los cambios del personal de seguridad en la prisión donde está recluido y los atribuyó a un "ensañamiento" de las autoridades penitenciarias en su contra.

En una carta enviada a la emisora Radio Programas del Perú (RPP), Fujimori dijo que en esta temporada de Navidad vive "tiempos de confusión, en medio de una noche muy oscura, la mordaza en la boca y la incertidumbre respecto de la realización de la junta médica (sobre su estado de salud) le dan su toque adicional de dureza".

A través de una cuarta misiva titulada "La Navidad del Chino", Fujimori agregó que el reciente cambio del director y los agentes de seguridad en la prisión de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (Diroes), en el distrito de Ate, es "un nuevo golpe envuelto de regalo navideño".

Según el exmandatario, estos cambios responden a que "quieren que cada día me sienta más solo" y exclamó "por qué tanto ensañamiento".

En las últimas semanas, la prensa local denunció que una joven legisladora del partido de Fujimori lo visitaba en la prisión por más de ocho horas consecutivas y fuera de los horarios dispuestos para visitas.

El expresidente (1990-2000), condenado por abusos a los derechos humanos, está a la expectativa de que se realice la junta médica que evalúe su estado de salud como parte de la solicitud de indulto humanitario pedido al presidente, Ollanta Humala.

Consultado sobre la queja de Fujimori, el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Luis Pérez Guadalupe, dijo al canal N que no había "ensañamiento, ni traumático, ni mucho menos", porque el cambio de trabajadores en el penal era algo normal.

"Espero que él (Fujimori) y los internos entiendan que en todos los penales hay cambios. Además, hemos buscado una psicóloga (Katty del Aguila) que esté a cargo de ese penal, no es una medida represiva, y como buena psicóloga, sabrá manejar muy bien la situación", agregó Pérez Guadalupe.