Las autoridades españolas han revocado la condición de asilado a un ciudadano paquistaní que grabó un vídeo difamatorio sobre Mahoma, por "atentar contra la seguridad del Estado español", informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio del Interior.

La decisión, adoptada a última hora de este viernes, fue tomada por considerar al ciudadano paquistaní afincado en España "una amenaza para la seguridad del Estado".

El autor del polémico vídeo, que puede presentar alegaciones contra esta decisión, tendrá que abandonar España, donde residía legalmente desde el 24 de octubre de 2006" -cuando se le concedió la condición de asilado político "por razones humanitarias"- cuando la revocación sea definitiva.

De lo contrario, será detenido y expulsado, añadieron las fuentes.

El juez que investiga la grabación del polémico vídeo advirtió al ciudadano paquistaní de que si lo difundía por cualquier medio ordenaría su detención inmediata, informaron entonces a Efe fuentes cercanas al caso.

El magistrado había imputado al paquistaní por el delito de incitación al odio y a la violencia religiosa.