Paraguay procedió hoy a la mayor incineración de drogas de su historia, dos toneladas de cocaína incautadas, en su mayoría, durante una operación policial en noviembre pasado en la frontera con Brasil.

La droga fue incinerada en una planta procesadora de residuos en Villa Hayes, a unos 60 kilómetros de Asunción, en un acto al que acudieron el presidente del país, Federico Franco, y responsables de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

De la cocaína incinerada, 1,7 toneladas pertenecen a la mayor incautación hecha hasta la fecha en Paraguay durante un solo operativo policial, efectuado en noviembre pasado en una hacienda del distrito de Guavirá, en Canindeyú, a unos 400 kilómetros al noreste de Asunción.

Durante la operación, denominada "Aguila Negra", fueron detenidas 19 personas, entre ellas nueve paraguayos, uno de ellos agente de Policía, cinco brasileños, cuatro bolivianos y un peruano.

Los detenidos fueron presentados hoy ante la prensa en el acto en Villa Hayes. Algunos mantuvieron la cabeza gacha u oculta con un pañuelo o bajo la visera de una gorra mientras los periodistas les tomaban fotos o filmaban.

El decomiso en Guayirá "es el mayor cargamento históricamente hablando, por su cantidad", recordó el secretario antidrogas, Francisco de Vargas, quien puntualizó que el año se cerrará con la quema total de 3 toneladas de cocaína.

El éxito contra el narcotráfico de este año llevó a De Vargas a aseverar que le "gustaría creer que el Paraguay se ha puesto los pantalones largos en lo que a la lucha antidrogas se refiere".

El ministro recordó que, además, la Secretaría Antidrogas ha erradicado este año unas 800 hectáreas de marihuana en 3 operaciones y proyectó "no menos de diez operativos el año que viene" para lograr también "cifras históricamente no realizadas".

El director de Operaciones de la Senad, Luis Rojas, explicó que la operación "Aguila Negra" fue fruto de una gestión "muy efectiva" que requirió cinco meses y que, aparte de la incautación masiva de cocaína, se logró desarticular "una de las estructuras más grandes de logística del narcotráfico en el Paraguay".

La hacienda donde se realizó la operación policial estaba dotada de una pista clandestina de aterrizaje y de un laboratorio precario para procesar la cocaína.

Rojas destacó que es imprescindible la cooperación con los vecinos para obtener éxitos como los de este año en el combate al narcotráfico.

Paraguay es considerado por las autoridades locales como un país de tránsito de la cocaína procedente de países vecinos y como el principal productor de marihuana de la región, con cultivos de cannabis en zonas boscosas de Amambay, Canindeyú y Concepción, fronterizas con Brasil.

Según explicó Rojas, Paraguay y Brasil han "analizado la situación de la marihuana regional" y concluido que "combatirla a través de la erradicación de cultivos en el territorio paraguayo es lo más conveniente".

"Esperemos que en 2013 se sumen la Argentina, Uruguay y Chile a esta cruzada" antidrogas, confió el oficial, para recordar que si Paraguay es "el mayor productor (de marihuana) de la región", sus vecinos son "los mercados por excelencia".

De acuerdo con las cifras entregadas hoy por la Senad, en 2012 se han incautado en Paraguay 3.118 kilos de cocaína, 125.611,5 kilos de marihuana y 3.152 unidades de crack, en operaciones que han supuesto además la detención de 458 personas.