La actividad económica de Estados Unidos creció entre julio y septiembre a un ritmo anual del 3,1 %, cuatro décimas por encima del cálculo preliminar y el más alto desde fin de 2011, informó hoy el Departamento de Comercio.

El ajuste de cifras toma en cuenta un crecimiento más fuerte del comercio, un mayor gasto en el cuidado de la salud y un incremento en los gastos de los Gobiernos locales en obras públicas.