Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) rechazaron hoy la primera propuesta de compromiso presentada para intentar cerrar un acuerdo sobre los Totales Admisibles de Capturas (TACS) y cuotas para 2013, informaron fuentes europeas.

El documento, presentado por Chipre que ejerce la presidencia de turno de la Unión, "no ha gustado a nadie", según las fuentes.

Tras la presentación y primer debate del texto, el Consejo se suspendió para retomar las reuniones trilaterales (entre cada uno de los países, la Comisión Europea y la presidencia de la UE), con el objetivo de perfilar las peticiones de cada delegación e intentar acercar posiciones.

Para España, ese texto era "insatisfactorio", indicaron fuentes diplomáticas.

Los Veintisiete países que integran la UE iniciaron el martes la difícil negociación de las posibilidades pesqueras para el próximo año.

Durante la primera jornada del Consejo de Pesca, los países comenzaron a definir sus líneas rojas.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, señaló hoy que España cuenta con aliados como Francia, Portugal y Polonia,

Matizó también que, a pesar de esos apoyos, la negociación es "muy compleja", porque "hay demasiadas especies y cada uno trata de defender con más interés aquellas que afectan singularmente a su flota".

El titular de Pesca reconoció que las negociaciones están siendo "muy duras", fundamentalmente "porque la Comisión Europea está instalada en unas posiciones de una aplicación a rajatabla del principio de precaución, y ante la ausencia de datos científicos es partidaria de reducciones generalizadas de los TACS, casi superiores al 20 %".

En la primera reunión bilateral con la comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki, que tuvo lugar el martes por la tarde, "tuvimos que argumentar sobre bases científicas que España está comprometida con conseguir los objetivos de unos rendimientos máximos sostenibles en 2015", dijo el ministro.

Eso se puede hacer, según el titular de Pesca, "con una política pesquera que tenga también en cuenta los intereses económicos y sociales de la flota", mediante el aumento de las capturas en unos casos o consolidando las del año anterior en otros.

En el encuentro con Damanaki, España proporcionó además a la CE datos científicos que avalan sus posiciones.