El porcentaje de mujeres ocupadas e instruidas aumentó más que el de los hombres en la última década en Brasil, según datos del Censo de 2010 divulgados hoy por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

El porcentaje de mujeres con más de 10 años ocupadas pasó del 35,4 % en el Censo de 2000 al 43,9 % en el de 2010, en tanto que en los hombres sólo aumentó del 61,1 % al 63,3 %, detalló el informe.

Además de ganar un espacio mayor en el mercado de trabajo, las mujeres tienen cada vez más instrucción que los hombres.

Mientras que el 9,9 % de los brasileños con más de 25 años tiene formación universitaria completa, en las mujeres alcanza el 12,5 %.

Esa diferencia es mayor entre quienes tienen algún trabajo: el 11,5 % de los hombres con ocupación concluyó la universidad y de las mujeres, el 19,2 % lo hizo.

La educación impulsa la entrada de las mujeres al mercado laboral si se tiene en cuenta que el 78,2 % de las que tienen formación universitaria están ocupadas, porcentaje que cae al 36,9 % entre las que no terminaron la educación básica.

El 60,1 % de los hombres ocupados se concentra en cuatro actividades: agricultura y otras labores rurales (17,5 %), comercio y reparación de vehículos (17,5 %), industria (13,3 %) y construcción (12,2 %).

El 61,5 % de las mujeres ocupadas está concentrado en cinco actividades: comercio y reparación de vehículos (16,7 %), servicios domésticos (15,1 %), educación (10,1 %), industria (9,8 %) y agricultura y actividades rurales (9,7 %).

Los sectores en que la presencia femenina es dominante son los de servicios domésticos (92,7 %), educación (75,8 %) y salud (74,2 %).

De los 161,9 millones de brasileños contabilizados por el Censo en 2010, 86,3 millones tenían ocupación, lo que equivale al 53,3 % de los mayores de diez años. En el año 2000 el porcentaje de ocupados era del 47,9 %.

Del total de brasileños, el 49,3 % no tiene la educación básica completa, en tanto que un 11,3 % completó la universitaria.

El Censo mostró que unos 966.000 niños de entre 6 y 14 años están fuera de la escuela, lo que equivale al 3,3 % de los brasileños en esa edad.