La Policía española y la de Hamburgo (Alemania) intervinieron 270 kilogramos de cocaína y 1,3 millones de euros en efectivo (1,7 millones de dólares) a una banda que distribuía droga procedente de México y otros países latinoamericano en Europa.

En la operación conjunta contra el narcotráfico, llevada a cabo en ambos países, fueron arrestadas seis personas, cinco de ellas en Alemania y uno, cabecilla de la organización, en España.

Según informó hoy la Dirección General de la Policía española, la droga intervenida estaba oculta en poleas de hierro fundido en una nave del puerto de Hamburgo, al que había llegado procedente de México y otros países sudamericanos para ser distribuida por Europa.

La investigación comenzó el pasado mes de octubre, cuando se tuvo constancia de la existencia de una red de narcotraficantes cuyos dos principales responsables eran un ciudadano polaco afincado en la localidad española de Altea (sureste) y un alemán residente en Hamburgo.

Ambos se encargaban supuestamente de la adquisición, importación y distribución de la cocaína, que solía ir oculta en poleas de hierro fundido y llegaba a Europa a través del puerto de Hamburgo.

Los dos jefes de la trama coordinaban los envíos y la venta de droga a otros grupos, que a su vez lo distribuían a pequeñas organizaciones de traficantes.

También habían creado un entramado de empresas, tanto en Altea como en Hamburgo, para poder blanquear el dinero obtenido del narcotráfico, según desvelaron las pesquisas.

La Policía española averiguó que se iba a efectuar una entrega de cocaína en el puerto de la ciudad alemana y estableció un dispositivo en colaboración con la policía de aquel país para interceptar la droga y arrestar a los implicados.

Además de lo intervenido, se ha llevado a cabo un bloqueo judicial y embargo de cuentas bancarias y bienes por valor superior a los seis millones de euros (7,9 millones de dólares).