Los funcionarios griegos están convocados hoy a una huelga y el resto de trabajadores están llamados a secundar un paro de tres horas contra la nueva reforma fiscal del Gobierno y las últimas medidas de austeridad.

La confederación de sindicatos de funcionarios ADEDY ha convocado una huelga de 24 horas para hoy, mientras que el sindicato de trabajadores del sector privado GSEE ha llamado a un paro entre las 10.00 y las 13.00 horas GMT.

"La GSEE continúa luchando contra las políticas destructivas de los 'troikanos' puestas en práctica por este Gobierno", afirmó el sindicato en un comunicado.

"El nuevo ataque fiscal a los trabajadores, pensionistas y ciudadanos ordinarios; la reducción de derechos fundamentales; la privatización depredadora de la propiedad pública; el desempleo y los despidos... no pueden ni deben continuar. Resulta imperativo un cambio de política para que la sociedad y el país puedan sobrevivir", añadió.

Los médicos adscritos al servicio nacional de salud llevarán a cabo una huelga de 48 horas (miércoles y jueves), así como los trabajadores de los ferrocarriles y trenes suburbanos.

El metro y el tranvía de Atenas no funcionarán en su turno de noche del miércoles -aunque sí lo harán durante el día para permitir a los trabajadores acudir a las manifestaciones convocadas- y permanecerán en huelga durante todo el jueves.

La nueva ley fiscal, que se votará en el Parlamento en las próximas semanas, aumenta la presión impositiva sobre las capas de ingresos medios, reduciéndola en los tramos de beneficios más altos y más bajos.

También se incrementa la presión impositiva sobre los autónomos ya que, según explicó un asesor del gobierno a Efe, "antes no pagaban casi nada".

Hoy hay convocadas diversas manifestaciones en Atenas en torno al mediodía.