Chevron Argentina apeló el embargo sobre sus activos dispuesto por un juez argentino en el marco de una demanda por daños ambientales en Ecuador contra la petrolera estadounidense, informó hoy la compañía.

El embargo de activos por hasta 19.552 millones de dólares había sido dictado inicialmente el pasado 6 de noviembre por el juez Adrián Elcuj Miranda, del fuero Civil de Buenos Aires, decisión que Chevron Argentina apeló inmediatamente.

El pasado lunes el magistrado ratificó el embargo y este martes la petrolera recurrió nuevamente esa decisión, con lo cual el asunto pasará ahora a la Cámara de Apelaciones.

Chevron Argentina dijo hoy en un comunicado que el embargo afecta al 40 por ciento de sus bienes y créditos en este país.

El presidente de Chevron Argentina, David Holligan, señaló que la decisión del juez argentino "responde a un fallo fraudulento de una corte ecuatoriana de primera instancia en contra de una entidad jurídica distinta y con base en los Estados Unidos, como es Chevron Corporation".

"Estamos ante una situación completamente injustificada e impropia", sostuvo Holligan, quien afirmó que "Chevron Argentina nunca ha operado en Ecuador y de ninguna manera se encuentra relacionada al proceso judicial fraudulento llevado a cabo en Ecuador".

Por su parte, el presidente para Latinoamérica y África de Chevron, Ali Moshiri, indicó hoy que la demanda en Ecuador, que se ha trasladado a tribunales argentinos, "es una cuestión de abogados que tratan de litigar con quien sea".

"Creemos que vamos a poder convencer a la Justicia argentina de que lo que se hizo es ilícito, injusto y debe desestimarse", señaló Moshiri en una rueda de prensa, tras firmar un acuerdo con la petrolera argentina YPF, controlada por el Estado argentino.

El embargo de activos de Chevron en Argentina fue solicitado por abogados que representan a un grupo de indígenas y colonos de la Amazonía, que demandaron a la petrolera estadounidense en Ecuador por presuntos daños ambientales.

Los querellantes pretenden así asegurarse el cobro de los algo más de 19.000 millones de dólares, incluidos honorarios legales, que dos tribunales de Ecuador han ordenado pagar a Chevron, dado que en el país andino la multinacional apenas tiene activos.

La causa en Ecuador es por el daño supuestamente ocasionado al medio ambiente de la Amazonía entre 1964 y 1990 por Texaco, compañía que fue adquirida posteriormente por Chevron.

El caso se encuentra en la Corte Nacional de Justicia de Quito, pero la sentencia ya está vigente porque Chevron no pagó una garantía que habría suspendido su ejecución mientras avanzaba el proceso.

De este modo, el pasado 16 de octubre un juez ecuatoriano ordenó embargar los bienes de la multinacional en el país andino, que ascienden a unos 200 millones de dólares, contando activos de sus empresas filiales, según cálculos de los demandantes.

Chevron, el cuarto mayor productor de petróleo de Argentina, mantiene que la condena en Ecuador "es resultado de sobornos, fraude y es ilegítima", y que no es ejecutable "en ninguna corte que respete el estado de derecho", según ha afirmado James Craig, portavoz de Chevron para Latinoamérica.