El miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) Jörg Asmussen calificó la unión financiera de la zona del euro de "la prioridad más importante para el 2013".

En un encuentro con la prensa la pasada noche en Fráncfort, el alemán Asmussen dijo que hasta ahora la Unión Económica y Monetaria (UEM) es un "proyecto incompleto".

En este sentido, Asmussen pidió que se desarrolle de forma consecuente la UEM tras la reciente distensión de los mercados financieros.

"Lograr una verdadera unión de los mercados financieros y el fortalecimiento de la unión económica deben ser nuestra prioridad más importante para el 2013", dijo Asmussen.

Asimismo ve motivos para un "optimismo cauteloso" tras la crisis sufrida en 2012.

"La preocupación por acontecimientos extremos catastróficos se ha reducido", según Asmussen.

A comienzos de 2012 muchos economistas habían previsto la salida de la zona del euro de países como Grecia.

Asmussen defendió las medidas no convencionales adoptadas por el BCE ya que han contribuido a relajar las tensiones en los mercados financieros, sobre todo al anuncio del nuevo programa de compra de deuda soberana de países con dificultades de financiación (llamado Operaciones Monetarias de Compraventa).

Además, las decisiones políticas adoptadas en la zona del euro también han ayudado a relajar las tensiones en los mercados.

Asmussen defendió el objetivo de lograr una unión de los mercados financieros en la zona del euro, si bien consideró que para ello no es sólo suficiente con la supervisión bancaria unificada que aprobó recientemente el Ecofin (ministros de Finanzas de la Unión Europea).

"Una unión de los mercados financieros debe tener un mecanismo de supervisión y un mecanismo de resolución unificado", según Asmussen, que también pidió que todos los países de la zona del euro se comprometan a llevar a cabo reformas estructurales para mejorar su competitividad.

Asmussen, que fue secretario de Estado de Finanzas del ministro Wolfgang Schaeuble, es responsable de Relaciones Europeas e Internacionales, representa al BCE en reuniones internacionales y del Eurogrupo y atiende junto con el presidente o el vicepresidente las reuniones del Ecofin.

Asimismo Asmussen es responsable de Servicios Legales, del proyecto para la nueva sede del BCE y la representación permanente en Washington.