Los rebeldes sirios anunciaron hoy que han tomado el control del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, en el sur de Damasco, después de choques con los leales al régimen de Bachar al Asad.

El portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS) Fahd al Masri explicó a Efe por teléfono que los insurgentes se hicieron anoche con el control de Al Yarmuk "tras intensos enfrentamientos con las fuerzas de Al Asad, que lo bombardearon con artillería pesada, misiles y aviones".

En los últimos días, el campo ha sido blanco de los ataques aéreos del régimen y, ayer, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, expresó su preocupación por la muerte de refugiados palestinos en Al Yarmuk.

Al Masri agregó que ha habido muchas deserciones en las filas del Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG), dirigido por Ahmad Yibril, que se han unido a la rebelión.

La agencia de noticias palestina Maan informaba ayer de que los combates se intensificaron el sábado pasado cuando los opositores sirios ganaron terreno en el campo y forzaron a Yibril, alineado con el régimen, a abandonar Damasco junto a su hijo.

Unos 500.000 refugiados palestinos residen en Siria, de los que más de 150.000 residen en Al Yarmuk, según datos de la ONU.

Sin embargo, más de la mitad de sus habitantes han abandonado sus casas por los bombardeos, indicó Maan.

Pese a que los rebeldes han tomado el control del campo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos destacó que todavía continúa el desplazamiento de refugiados por temor a que estallen nuevos choques.

La agencia de noticias oficial Sana reveló hoy que el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, mantuvo ayer una conversación telefónica con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la situación en Al Yarmuk.

Al Mualem le dijo al responsable de la ONU que durante los últimos cuatro días supuestos grupos terroristas armados pertenecientes al radical Frente al Nusra, que combate al régimen, entraron en el campo, donde conviven palestinos y sirios.

Los supuestos terroristas bombardearon algunos vecindarios con artillería, además de una mezquita y un hospital.

El ministro aseguró que el Ejército sirio no entró en el campo y que los choques fueron entre unidades de los comités populares palestinos y los atacantes, que están equipados con armas y financiados por países vecinos.

Al Mualem subrayó que Siria ha proporcionado durante décadas un apoyo a los palestinos que ningún otro país les ha prestado y les pidió que no respalden a los grupos armados.

Asimismo, recordó que el régimen de Damasco ha advertido en varias ocasiones del peligro de implicar a los palestinos en la crisis siria y desviarles de sus derechos, sobre todo, el de retorno.