El Producto Interior Bruto (PIB) de Irlanda creció un 0,2 % en el tercer trimestre con respecto a abril-junio y un 0,8 % frente al mismo período del año anterior, informó hoy la Oficina Central de Estadísticas (CSO).

Tras experimentar un crecimiento cero en el segundo trimestre del año, el PIB irlandés repuntó de nuevo gracias, en parte, a un aumento del gasto de los consumidores y de la inversión del Estado en infraestructuras.

Por contra, el Producto Nacional Bruto (PNB), que excluye las aportaciones de las multinacionales y que, para muchos expertos, es un indicador económico más fiable, se contrajo un 0,4 % entre los meses de julio y septiembre.

Comparando estas cifras con las registradas durante el tercer trimestre de 2011, el PIB irlandés ha crecido desde entonces un 0,8 %, mientras que el PNB lo hizo en un 3,7 %, señaló el informe de la CSO.

Entre los factores que favorecieron la expansión de la economía de este país destaca el aumento del "volumen de actividad" en sectores como el "Transporte, Distribución, Software y Comunicación", que subió un 12,8 % en el tercer trimestre del año frente al período anterior.

También aumentó un 0,5 % el "gasto personal" y un 8,5 % la inversión del Estado en infraestructuras, mientras que cayó un 0,3 % el gasto del Gobierno, lo que, en su conjunto, propició una subida del 1,9 % de la "demanda doméstica" en julio-septiembre.

La CSO reconoció en su informe que el crecimiento del 0,2 % del PIB ha sido "muy pequeño" y menor del esperado, circunstancia que atribuyó una contracción del 11,8 % de la agricultura y del 4 % de la industria, que incluye al sector de la construcción.

Asimismo, las exportaciones, consideradas como el motor de la economía nacional, cayeron un 0,2 % entre el segundo y el tercer trimestre del año, lo que supuso 536 millones de euros menos.