EL precio de las viviendas nuevas se incrementó en noviembre con respecto al mes anterior en 53 ciudades chinas de un total de 70 analizadas, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por frenar el aumento, informó hoy el Buró Nacional de Estadísticas (NBS).

Las 53 ciudades suponen el 75% por ciento de las estudiadas y una cifra superior a los registros del mes de octubre, cuando el precio de la vivienda aumentó en 35 de los 70 núcleos urbanos.

De los datos del Buró de Estadísticas interanuales se desprende que noviembre fue el mes en que solo 10 localidades (14 por ciento) experimentaron una caída del precio de sus viviendas, mientras que las 7 restantes (10 por ciento) mantuvieron un nivel de precios constante.

Datos del NBS muestran que las ventas de las casas alcanzaron un 5,6 por ciento interanual hasta los 736.000 millones de dólares en los primeros diez meses del año, y que se aceleraron en un 2,9 por ciento en el periodo de enero a septiembre.

El crecimiento deriva de la política nacional de aumento del control en las propiedades, que el país impone desde el 2010 para devolver los estratosféricos costes de la vivienda a un nivel razonable y frenar una temida burbuja inmobiliaria.

Las cifras dadas a conocer hoy suponen un aumento considerable sobre anteriores subidas importantes, como la registrada en agosto cuando 36 ciudades experimentaron aumentos de precio del mercado inmobiliario o la de julio, cuando el número fue de 50 de las 70 urbes.

En el tercer trimestre de 2012 la economía china creció un 7,4 por ciento respecto al mismo periodo de 2011, dos décimas menos en comparación con la cifra del segundo trimestre.

China, que creció un 9,2 por ciento en 2011, se ha fijado una meta de crecimiento anual en 2012 del 7,5 por ciento, un objetivo más discreto que en ejercicios anteriores.