El Instituto de Economía Mundial (IfW) de Kiel (norte de Alemania) revisó hoy a la baja su pronóstico de crecimiento de Alemania para 2013 y ahora estima que el PIB alemán aumentará sólo un 0,3 % frente al 1,1 % que había calculado en sus previsiones de otoño.

La revisión a la baja, según explicó el IfW en un comunicado, se debe a la debilidad del entorno económico mundial y, especialmente, a las inseguridades resultantes del manejo de la crisis en la eurozona.

Para 2014, el IfW espera un crecimiento del 1,5 %, lo que también está por debajo de las anteriores proyecciones a mediano plazo.

La recuperación del comercio exterior, según el IfW, sólo se dará de forma paulatina y, aunque habrá algunos impulsos a la producción provenientes de la demanda interna, estos serán el año próximo demasiado débiles para detener una caída de la tasa de explotación.

Por ello, es de esperar que las inversiones sean débiles en 2013 y sólo crezcan de manera notable en 2014, siempre y cuando la crisis en la eurozona no se haga más grave.