El primer ministro transitorio libio, Ali Zidán, amenazó hoy con bombardear por vía aérea a cualquier persona que entre en el país ilegalmente a través de las fronteras del sur del país.

"Cualquier persona que utilice las vías ilegales para entrar en Libia será bombardeada. Vamos a comprar aviones para proteger las fronteras", dijo Zidán ante los diputados del Congreso Nacional General (Parlamento).

La amenazas de Zidán se producen dos días después de que el portavoz del Parlamento libio, Omar Hamidán, anunciara la decisión de las autoridades de cerrar todas las fronteras y puntos de tránsito con las vecinas Níger, Sudán, Chad y Argelia.

Esta clausura, que es "temporal" según Trípoli, fue adoptada por el Parlamento con el apoyo de la mayoría de sus 200 miembros y acompañada de la decisión de declarar la parte sur del país zona militar cerrada a los civiles.

Fuentes próximas a los diputados han dejado entender que estas medidas tienen como principal objetivo combatir la inmigración clandestina, aunque oficialmente no se han hecho públicos los motivos.

Las medidas fueron tomadas después de que una comisión de las fuerzas armadas efectuara una visita al sur del país para estudiar las condiciones de seguridad de la zona.