La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) condenó hoy a Colombia por el caso de la llamada "masacre de Santo Domingo", en la que el Ejército dejó caer bombas sobre un poblado rural que mataron a 17 personas e hirieron a otras 27 en diciembre de 1998.