La calificadora de riesgo Moody's dijo hoy que la perspectiva para el sistema bancario argentino se mantiene "negativa" con base en factores externos al sector financiero.

La agencia argumentó en un comunicado que esta perspectiva negativa se fundamenta principalmente en la desaceleración de la actividad económica de Argentina, el deterioro de los ingresos salariales en términos reales, el "alto nivel de inflación" del país y lo "imprevisible" de las políticas gubernamentales.

También apuntó como factor que incide en esta perspectiva la "creciente incertidumbre en torno a una potencial intervención del Gobierno tanto en el sector privado como en el financiero".

Moody's indicó que los bancos "continúan beneficiándose de un bajo costo de fondeo y sus indicadores de capital regulatorio se mantienen en un nivel adecuado".

Sin embargo, advirtió que la "incertidumbre en los fundamentos macroeconómicos, el evidente deterioro de la calidad de cartera de los activos y, en gran medida, la potencial intervención directa y significativa del gobierno en las actividades comerciales de los bancos, son factores que ejercen una significativa presión a la baja en el perfil crediticio" de los bancos para los próximos 12 a 18 meses.

En ese período, la calificadora espera que los bancos enfrenten un "entorno operativo desafiante".