La red de blanqueo de dinero presuntamente dirigida por el chino Gao Ping sobornó a agentes aduaneros de puertos españoles donde recibía las mercancías de China y a políticos de ese país para realizar negocios inmobiliarios, según la Policía española.

El informe policial del 'caso Emperador', fechado en mayo de 2012, al que ha tenido acceso Efe, recoge multitud de conversaciones telefónicas intervenidas a los presuntos miembros de la trama mafiosa, supuestamente vinculada también con delitos de extorsión, prostitución o inmigración ilegal.

Una de esas conversaciones, en la que interviene Wei Lin, considerado uno de los lugartenientes de Gao Ping, se refiere a los trabajadores de aduanas y demuestra, según la Policía, "que la compra de favores es y habría sido en un pasado reciente una práctica habitual" en sus operaciones comerciales.

La trama mafiosa también sobornó a políticos chinos, según se extrae de otra conversación entre un hombre de origen chino y el propio Gao Ping.

En ella, el hombre pide a Gao Ping que contacte con políticos de la provincia de Guang Xi, concretamente de una ciudad llamada Wu Hai, para que le den "vía libre" a un proyecto inmobiliario, a cambio de lo cual le ofrece parte de las acciones del mismo.

Gao Ping contesta que le ayudará a buscar al "político adecuado" porque "conoce a muchos por la zona".

Su trato con políticos chinos también se plasma en otra llamada telefónica en la que el hijo de un exembajador de China en España solicita dinero a Gao Ping para costear sus estudios.

Se trata de Cheng Feng Qiu, hijo del exembajador chino Xiao Qi Qiu, lo que, según la Policía, "pone de manifiesto cómo los contactos mantenidos por parte de Gao Ping con la administración de su nación de origen no se limitarían a los políticos que desarrollarían su labor allí, sino que también estaría profundamente relacionado con ellos en nuestro país".

Concluye que el presunto líder de la red mafiosa accedía a pagar "subvenciones que sin duda pudieran suponer contraprestaciones posteriores beneficiosas para sus intereses o los de su organización".

Un juez español ordenó el pasado 29 de noviembre la excarcelación de Gao Ping y de otros once integrantes de la dirección del entramado mafioso desmantelado debido a un error judicial en la prórroga de su detención ocurrida el pasado mes de octubre.

El juez Fernando Andreu tomó esta decisión a pesar de la oposición de los fiscales, e impuso a los doce excarcelados las medidas cautelares que reclamaba la Fiscalía Anticorrupción, como prohibirles abandonar el territorio nacional, retirarles del pasaporte y obligarles a comparecer diariamente en la Audiencia Nacional.

La conocida como 'Operación Emperador', cuya investigación duró dos años, es una de las mayores que se han llevado a cabo en España por blanqueo de capitales y delito fiscal.

Entre los detenidos figuran funcionarios públicos, empresarios, políticos y hasta un conocido actor, estrella del porno español.

El Gobierno chino pidió al Ejecutivo español, a través de una delegación ministerial enviada por Pekín a España en noviembre, que tome medidas para mejorar la imagen de la comunidad china residente en España y distinguir a los presuntos miembros del crimen organizado.