Al menos seis personas fueron detenidas hoy, entre ellas un activista de derechos humanos y un bloguero, y cuatro resultaron heridas en el segundo día consecutivo de choques entre la policía y los manifestantes de la oposición en Baréin.

Pese al amplio despliegue policial en el centro de Manama, los opositores lograron organizar en esta jornada numerosas marchas para conmemorar el Día de los Mártires, según pudo constatar Efe.

Las fuerzas de seguridad cerraron desde primera hora las calles que conducen al casco antiguo de la capital en previsión de la manifestación convocada por la Coalición del 14 de Febrero cerca de la plaza Lulu, el epicentro de las protestas del año pasado.

Los agentes rastrearon la zona del mercado en busca de manifestantes y detuvieron a al menos seis personas, entre ellas dos mujeres y el activista de derechos humanos Seyed Yusef al Muhafda y el bloguero Hasan al Yaber, que estaban informando de las protestas.

Para dispersar a los opositores, los policías lanzaron gases lacrimógenos, granadas de sonido y dispararon con pistolas de perdigones, lo que causó heridas a un joven y a tras mujeres.

Las autoridades bareiníes no reconocen el Día de los Mártires, pero la oposición chií celebra este día desde que dos manifestantes murieron en 1997.

El rey de Baréin, Hamad bin Isa al Jalifa, agradeció ayer el papel de las fuerzas de seguridad en lograr la estabilidad del país, mientras que la oposición denunció que la situación está cada vez más deteriorada.

El pasado viernes, decenas de miles de personas se manifestaron a las afueras de Manama, en la primera marcha desde que las autoridades decidieran poner fin a una polémica norma que desde octubre pasado prohibía las protestas en el país.

Desde febrero de 2011, Baréin, con una población de mayoría chií, es escenario de protestas contra la minoría suní gobernante, que en ocasiones han derivado en disturbios dejando al menos un centenar de muertos en estos meses.