La actividad eruptiva del volcán Tungurahua, en el centro de los Andes de Ecuador, aumentó en las últimas horas con grandes explosiones que arrojaron cascajo sobre varios poblados ubicados en sus alrededores, informó hoy el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Esta madrugada, a las 05.48 hora local (10.48 GMT) se registró una explosión de intensidad moderada que fue seguida de otras dos de gran magnitud que fueron escuchadas hasta unos 30 kilómetros de distancia y que generaron una columna de gases y ceniza de más de siete kilómetros de altitud.

Las explosiones, escuchadas como cañonazos y que hicieron vibrar el suelo, generaron también el descenso de flujos piroclásticos (rocas candentes) por algunas quebradas de la montaña (Achupashal, Mapayacu, Choglontus y La Hacienda), precisa el reporte del IG.

Según el informe, ha caído cascajo en los sectores de Cusúa y Cotaló (en el oeste de la montaña) , así como ceniza gruesa en la ciudad turística de Baños de Agua Santa, situada al pie del coloso en la parte norte, Runtún, Pondoa, Ulba, Pelileo y Cevallos.

"Por las características que tiene esta nuevo ciclo de actividad, no se descarta que en los próximos días y horas, se produzcan eventos similares", apuntó el IG en su último informe especial sobre el comportamiento de este volcán.

El pasado viernes y luego de tres meses de relativa quietud, el Tungurahua despertó con una gran explosión y el descenso de flujos piroclásticos que llegaron hasta la mitad de la montaña en algunas quebradas de su flanco suroeste.

Los científicos estiman que este comportamiento podría continuar en los próximos días y que obedece al ascenso de magma desde las profundidades.

El Tungurahua, de 5.016 metros de altitud y situado a unos 80 kilómetros al sur de Quito, empezó su actual proceso eruptivo en 1999 y desde entonces ha intercalado periodos de alta actividad con lapsos de relativa calma. EFE