Al menos cinco personas murieron hoy y dieciocho resultaron heridas en una serie de explosiones registradas en la ciudad iraquí de Kirkuk, centro de una rica zona petrolera, informó a Efe una fuente de la Policía.

Las explosiones, un total de cinco, tuvieron como objetivo mezquitas chiíes y una radio local de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad.

Varios edificios resultaron dañados por los estallidos, según la fuente, que no descartó que la cifra de víctimas pueda aumentar debido a la gravedad de los atentados.

En otro incidente, una persona pereció y otras dieciocho sufrieron heridas, la mayoría de ellas kurdas, en la ciudad de Galulá, 130 kilómetros al noreste de Bagdad.

Este atentado fue perpetrado con un coche bomba que explotó cerca de la sede del partido de la Unión Nacional de Kurdistán (UNK), del presidente iraquí, Yalal Talabani.

Otro coche bomba estalló en la ciudad de Biyi, 200 kilómetros al norte de la capital, cerca de una patrulla de la policía iraquí, lo que causó heridas a cuatro personas, entre ellas un policía.