El Consejo de Administración del Banco CEISS ha aprobado hoy un plan de reestructuración que incluye la petición de 600 millones de euros de ayuda pública, el despido de alrededor de mil empleados y el cierre de 250 oficinas, y que espera que sea aprobado por la Comisión Europea el próximo jueves, 20 de diciembre.

De autorizar Bruselas este plan, el Estado tendría algo menos del 30 por ciento de las acciones del Banco, según han dicho hoy a EFE fuentes de la entidad.

El plan, que ha sido aprobado en un Consejo de Administración, convocado con carácter extraordinario, celebrado en Madrid, implica que la entidad bancaria pueda continuar su andadura bien en solitario, o con otra entidad, según dichas fuentes.

El cierre de oficinas afectará básicamente a las que están situadas fuera de Castilla y León, de Madrid y de Extremadura, siguiendo así las directrices de Bruselas que exige que las entidades que reciban ayudas limiten su actividad a su zona geográfica.

Dichas fuentes han explicado que, de momento, está interrumpido el proceso de fusión con Unicaja, hasta el día 20 de diciembre, que es cuando se prevé que Bruselas se pronuncie sobre este plan de reestructuración, al igual que sobre los de BMN, Liberbank y Caja3.