Unos 5.000 palestinos participaron hoy en la celebración del 25 aniversario del movimiento islamista de Hamás en la ciudad cisjordana de Nablus, permitida por primera vez en media década como un gesto hacia la reconciliación por parte de la facción gobernante Al Fatah.

Los participantes portaban numerosas banderas verdes de Hamás, fotos de presos palestinos y un grupo de mujeres blandía cohetes de cartón simulando los Kasam lanzados contra Israel desde Gaza.

"Brigadas Al Kassem (brazo armado de Hamás), sois el orgullo de la revolución", "Hamás, eres fuerte", "Has vuelto a la calle" o "Todos queremos unidad contra el enemigo israelí" eran algunos de los cánticos coreados por los asistentes: mujeres y hombres, jóvenes y adultos.

Entre ellos se encontraba Julud Al Masri, diputada de Hamás, que auguraba un brillante futuro a su movimiento en Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967.

"Éste es el principio del verdadero lanzamiento de Hamás en Cisjordania, de la consolidación de su poder en Cisjordania. Somos como la ceniza que origina el fuego, un fuego que se podrá ver desde el cielo", declaró a Efe.

Al Masri, que pasó por una cárcel israelí como otras decenas de parlamentarios de Hamás, subrayó que su movimiento "está interesado en la unidad y la reconciliación" con Al Fatah, pero partiendo de que la base de que es "la fuerza política más fuerte en el terreno".

Otro miembro de Hamás en la marcha era Afif Duweikat, quien alababa la "resistencia" de las Brigadas de Azedín Al Kassem frente al Ejército israelí en su ofensiva del mes pasado en Gaza.

"Nuestra estrategia es la resistencia militar y esta marcha es una celebración de la resistencia", declaró.

En los márgenes de la congregación, Daid Mohamed, estudiante en la Universidad Al-Nayah de Nablus que vive en una aldea cercana, Burqa, mostraba su disconformidad con la retórica bélica.

"Hamás tiene derecho a existir, pero no a lanzar aquí la resistencia militar. Cisjordania es diferente de Gaza por la ocupación (israelí) y saben que desde aquí no pueden disparar cohetes", argumentó.

Said Muhamad, ayudante de dirección del banco Al Quds en la ciudad, advertía por su parte de la necesidad de "mantener pacífica la lucha palestina por la independencia".

"El pueblo palestino no está preparado para una Tercera Intifada después del sufrimiento en las otras dos", resumió.

Hamás ya conmemoró su efemérides en Gaza el pasado sábado, con la presencia del máximo líder del movimiento, Jaled Meshal, que vive en el exilio, y la participación de cientos de miles de personas.

Es, sin embargo, la primera ocasión en que Hamás festeja su aniversario en Cisjordania desde 2007, cuando la enemistad con la facción nacionalista Al Fatah alcanzó su cenit tras seis días de sangrientos enfrentamientos en Gaza que dejaron de facto dos Gobiernos palestinos paralelos: uno, de Hamás, en la franja y otro, vertebrado por Al Fatah, en Cisjordania.

La celebración ha sido posible gracias al nuevo ambiente surgido entre ambas facciones desde la ofensiva israelí en Gaza, con constantes gestos y declaraciones en favor de la unidad interpalestina, negociada sin éxito desde hace años.

El Ejecutivo de Hamás en la franja ha dado por su parte luz verde a Al Fatah para conmemorar su 48 aniversario el próximo 1 de enero.

El festejo tendrá como lema "Estatalidad y victoria", en referencia al reciente reconocimiento de Palestina como Estado observador por la Asamblea General de la ONU.

El último acto que Al Fatah organizó en Gaza (en noviembre de 2007, el aniversario de la muerte del mítico rais Yaser Arafat) fue multitudinario, pero acabó ensangrentado, con siete muertos -en su mayoría simpatizantes de Al Fatah- en enfrentamientos entre Policía y participantes.

HASH(0x9e7c5e4)

Nuha Musleh