Al menos tres personas murieron -dos civiles y un soldado de la OTAN- en un atentado ocurrido hoy en Kandahar, el mismo día la visita a esa ciudad meridional afgana del secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta, informó a Efe una fuente oficial.

Según explicó el portavoz del gobernador de la homónima provincia, Javed Faisal el ataque se registró a las 17.00 hora local (12.30 GMT) en la entrada del aeropuerto local, situado junto a una base aliada, y tuvo como objetivo un convoy de las fuerzas internacionales.

"Un soldado de la OTAN y dos civiles murieron, y otros 18 civiles resultaron heridos en el ataque", dijo Faisal.

La fuente agregó que el terrorista suicida se desplazaba en un vehículo cargado de explosivos que empotró contra las tropas extranjeras.

Consultado por Efe, un portavoz de la misión aliada en Afganistán (ISAF) rehusó ofrecer detalles sobre el incidente y detallar si Panetta, que había ido hoy a visitar a las tropas estadounidenses, se encontraba en la ciudad en el momento del atentado.

Por su parte, una fuente oficial afgana dijo a Efe bajo anonimato que el ataque se produjo "horas después" de que el secretario estadounidense hubiera volado en dirección a Kabul y añadió que la acción también causó heridas a "tres militares de la ISAF".

Panetta había llegado ayer al país con el objetivo de recoger información para que Washington decida en los próximos días qué tipo de presencia permanente tendrá EEUU en Afganistán a partir de 2014, año en que concluye la retirada de la OTAN.

En su última visita al país, el pasado marzo, también se registró un ataque en una base militar del sur afgano (Camp Bastion) a la que Panetta acababa de llegar; según el Pentágono un vehículo invadió entonces una pista de aterrizaje y comenzó a arder en el lugar.

Y al día siguiente, con Panetta todavía en Afganistán, la insurgencia talibán anunció la suspensión del diálogo con EEUU que las partes habían comenzado a entablar a principios de año a través de una oficina en el emirato islámico de Catar.

Una década después de la invasión estadounidense y caída del régimen integrista talibán, el conflicto afgano se halla en una de sus fases más violentas.