China, la segunda economía mundial, consume recursos equivalentes a dos veces y media del total que el país puede renovar, alertó hoy la organización ecologista WWF en un informe sobre la "huella ecológica" de la potencia emergente.

En el informe, que WWF elabora cada dos años y en el que colaboran también organizaciones estatales de China, se indica que aunque en cifras per cápita el impacto ecológico en el país es inferior a la media mundial, debido a su gran población "está consumiendo dos veces y media su biocapacidad".

Según el informe, el consumo de carbón -principal fuente de energía de China- sigue siendo el principal contribuyente en la "huella ecológica" del país, y de forma creciente (representaba un 10 por ciento de ese indicador en 1961 y un 54 por ciento en 2009).

Sólo una pequeña parte de ese consumo procede del transporte, señaló WWF, quien en su informe también estudia algunas de las especies animales en peligro de extinción en China y destaca que aunque algunas reciben protección nacional (como el oso panda o los elefantes) muy pocas están mostrando signos claros de crecimiento.

Sólo el ibis crestado y el ciervo almizclero de China están creciendo en número de forma importante, advierte WWF, señalando que la caza furtiva, la urbanización, el cambio climático o la construcción de infraestructuras siguen siendo las principales amenazas para las especies en peligro.

"China puede hacer más para evolucionar hacia una economía 'verde", concluye la organización en su informe, recomendando el aumento del gasto estatal en protección medioambiental y el desarrollo de estrategias más decididas para la reducción de la "huella ecológica".