Un grupo de supervivientes del conflicto armado en Guatemala (1960-1996) pidió hoy a las cortes de justicia del país negar la amnistía que han solicitado ex altos cargos militares que enfrentan procesos por genocidio.

"Lo que exigimos es que no se otorgue la amnistía a estos malhechores del pasado, a los violadores de los derechos humanos", dijo a Efe Aselmo Roldán, un superviviente de una de esas matanzas que llegó desde Ixcán, en el departamento noroccidental de Quiché, a exigir justicia ante la Corte de Constitucionalidad (CC), en la capital.

Roldán comentó que el 14 de marzo de 1982 el ejército cometió una de las más grandes masacres en Ixcán y dio muerte a por lo menos 400 indígenas, entre ellos 7 de sus familiares.

"Nosotros no aceptamos que les vayan a dar una amnistía, sería una vergüenza para el pueblo", manifestó también Benjamín Jerónimo, de la Asociación de Justicia y Reconciliación (AJR), que da asistencia a familiares de las víctimas del conflicto armado.

María Luisa Col, una viuda originaria del departamento norteño de Alta Verapaz, dijo a Efe que también se opone a la amnistía para los militares.

"Pido justicia porque jamás nos vamos a recuperar del dolor", expresó Col, cuyo esposo, dijo, fue capturado y desaparecido por el ejército en la década de los ochenta, y quedó viuda con cuatro hijos.

La CC, la máxima instancia jurídica de Guatemala, tiene en sus manos la solicitud de amnistía que han pedido los generales retirados Héctor López Fuentes y Mauricio Rodríguez, acusados ante los tribunales de haber cometido varias masacres durante la guerra.

"Hoy en ningún pueblo del mundo es aceptable beneficiar con amnistía a los acusados de graves violaciones de derechos humanos", sostuvo Jerónimo en una rueda de prensa en las afueras de las instalaciones de la CC.

Los supervivientes demandaron en un comunicado a la corte "romper con la impunidad y garantizar a las víctimas el juicio y el castigo a los responsables materiales e intelectuales de las violaciones del genocidio en Guatemala".

El pasado 5 de diciembre, dirigentes de organizaciones locales e internacionales de derechos humanos advirtieron que la justicia podría retroceder "años" si la CC otorga amnistía a los militares procesados por crímenes de guerra.

"Sería una arbitrariedad de la CC que demostraría dependencia hacia otros poderes, perdería su credibilidad y provocaría dañinos retrocesos a la Justicia", dijo Helen Mack, presidenta de la Fundación Myrna Mack, una de las más prestigiosas organizaciones defensoras de los derechos humanos del país.

En más de una decena de ocasiones, los tribunales guatemaltecos han rechazado recursos de militares que han pretendido evadir a la Justicia por medio de la petición de una amnistía, que según los dirigentes humanitarios, no es aplicable para el genocidio.