Mas del 60 % de los salvadoreños desconfía de la "tregua" entre pandillas y asegura que "poco o nada" "está reduciendo" la delincuencia en El Salvador, según un estudio publicado hoy por la Universidad Centroamericana (UCA, dirigida por jesuitas).

El estudio del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la UCA sostiene que el 65 % de la población de El Salvador no tiene "ninguna" confianza en la tregua entre pandillas, mientras un 24,4 % tiene "poca".

El 5,2 % manifiesta "alguna" y sólo un 5,4 % tiene "mucha" confianza en el armisticio, que inició en marzo pasado entre las dos principales pandillas (Mara Salvatrucha y Pandilla 18) que operan en este país centroamericano.

El acuerdo fue posible gracias a la mediación del obispo castrense Fabio Colindres y Raúl Mijango, exdiputado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

También destaca que el 66,4 % de los salvadoreños piensa que la "tregua" "poco o nada" "está reducido la delincuencia" en el país.

Sólo un 24,5 % considera que "mucho/algo" y que un 9,1 % no sabe o no responde.

El 44,5 % de la población considera que la delincuencia ha aumentado este año en relación al año pasado, un 22,5 % considera que ha disminuido, mientras que un 33 % señala que "sigue igual".

La "tregua" entre las pandillas o maras hasta el momento consiste en que no se maten entre ellas, y ha redundado en una bajada de los homicidios en un 60 %, ya que el promedio diario ha pasado de 14 a alrededor de cinco, según datos de la Policía salvadoreña.

Recientemente los mediadores propusieron una segunda fase del armisticio, que consiste en declarar "municipios santuarios" o libres de violencia.

Este martes los mediadores solicitaron al Parlamento reformar o derogar la ley antipandillas para que no "entorpezca el desarrollo" de la tregua.

El sondeo del IUDOP, que fue realizado entre los pasados 16 y 23 de noviembre, con base en una muestra de 1.268 personas a nivel nacional y tiene un margen de error de 2,8 por ciento, también señala que el 43,6 % de los salvadoreños consideran que la situación económica del país "empeoró" este año.

Pese a ello, le otorgan una nota de 6,74 al presidente, Mauricio Funes, que inició su gestión en junio de 2009.