El Gobierno de Paraguay, que hace una semana advirtió sobre posibles planes de desestabilización, dispuso hoy reforzar los controles de seguridad en las cárceles con un contingente de militares.

El viceministro de Justicia y Derechos Humanos, Carlos María Aquino, informó sobre esa disposición que tiene como objetivo fortalecer la seguridad en las penitenciarías para evitar eventuales ilícitos, según la agencia pública IP Paraguay.

La medida responderá, además, a la necesidad de fortalecer los controles ante el aumento de las visitas que se registran en esos centros en el marco de las celebraciones de fin de año, según la fuente.

Aquino detalló que esas tareas, regularmente realizadas por policías y guardias penitenciarios, se centrarán en las cárceles capitalinas de "Tacumbú", la mayor del país, y el penal del "Buen Pastor", así como en las regionales de Encarnación, Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y el reformatorio de Itauguá.

En referencia al régimen de indultos a reclusos que el Gobierno otorga anualmente, el viceministro mencionó que la nómina de candidatos ya fue remitida al Supremo y que, posteriormente, será sometida a la decisión del Poder Ejecutivo.

Las nuevas medidas son anunciadas una semana después de que el ministro de Interior, Carmelo Caballero, expresara en declaraciones a periodistas la intención del Gobierno de reforzar la seguridad ante informaciones sobre posibles planes de desestabilización.

Caballero, que no dio mayores detalles sobre esas versiones, dijo en la ocasión que la disposición será aplicada en eventos públicos, políticos, deportivos y en protestas.