El Tesoro italiano colocó hoy el total de los 6.500 millones de euros ofrecidos en bonos a un año registrando una buena demanda y con un tipo de interés del 1,456 %, lo que supone una importante bajada respeto al 1,762 % de la pasada emisión de noviembre.

Con el éxito de la subasta, que coloca el rendimiento de este tipo de bonos al mínimo desde el pasado marzo, se confirmó la confianza de los mercados, a pesar del anuncio del pasado sábado de que el presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, dimitirá tras la aprobación de los Presupuestos, adelantando cerca de un mes el final de su mandato.