El ministro español de Defensa, Pedro Morenés, sugirió hoy que España va a acelerar el repliegue de las tropas de Afganistán y que el próximo año "podría estar fuera" de Badghis, zona de responsabilidad española.

El titular de Defensa, en un encuentro informal con periodistas, dijo que "las cosas van bien en Afganistán" y que, de seguir así y "si no hay algo que dé la vuelta a la situación" en el país de "forma radical", España podría estar en 2013 fuera de Badghis.

Sin embargo, señaló que, a la espera de un nuevo informe del jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el calendario del repliegue continúa hasta hoy como estaba previsto: regreso del 10 por ciento este año, del 40 por ciento en 2013 y del resto en 2014.

De cumplirse lo sugerido por el ministro, España abandonaría su principal base de Qala i Naw y se cerrarían los dos puestos de combate en Moqur y Ludina.

Tras recordar que en Afganistán "estamos en una guerra", el ministro advirtió de que "evidentemente" los insurgentes afganos "no van a tender un puente de plata" a las tropas españolas durante su retirada, por lo que "habrá que tener mucho cuidado".

En este sentido, Morenés manifestó que el repliegue es "una de las grandes preocupaciones" y "la parte más difícil de la operación".

España tiene unos 1.400 soldados en Afganistán como parte de las fuerzas multinacionales de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), que dirige la OTAN.

En los diez años de misión, más de 25.000 militares españoles han pasado por este país, donde España tiene la región de Badghis, en el oeste, como área de responsabilidad.