Chipre necesita 10.300 millones de euros -casi el 60 % de su PIB- para recapitalizar sus bancos, según los resultados preliminares de una auditoría encargada para calcular las necesidades del sector, asegura hoy el diario local Stockwatch.

Según la fuente, la cifra preliminar de la auditoría preocupa al Gobierno de Chipre por el temor de que su deuda nacional pueda ser considerada inviable para la troika (BCE, CE y FMI), a la que Nicosia se dirigió el pasado junio para solicitar ayuda financiera.

La cuestión de la viabilidad de la deuda chipriota se examinará mañana durante la reunión del Eurogrupo, en la que participará el ministro de economía chipriota, Vassos Sharly.

Aunque el informe de la compañía de inversión Pimco llegó al Banco Central de Chipre el pasado sábado, el Ejecutivo por el momento no se ha pronunciado oficialmente sobre la cifra calculada.

Los resultados finales de la auditoría se esperan hacia mediados de enero, lo que permitiría firmar un acuerdo de rescate con la troika con las cifras concretas que necesita el país mediterráneo.

Algunos cálculos de la prensa chipriota estiman que el total del rescate, incluyendo el coste de la reprogramación de la deuda estatal y cubrir el déficit público, podría llegar a 17.500 millones, equivalente a casi todo el PIB de la isla.

Nicosia ha logrado un acuerdo preliminar con la troika, aunque sigue negociando las condiciones de las ayudas.

Chipre solicitó el pasado 25 junio ayuda a sus socios de la zona euro para hacer frente a sus problemas financieros y la debilidad de un sector bancario, muy expuesto a la crisis de Grecia.