Un tribunal de Bolivia decidirá hoy si pone en libertad condicional o no a un empresario estadounidense encarcelado desde hace 18 meses bajo la acusación de blanqueo de capitales en un caso de narcotráfico, cargo que él niega.

La Sala Penal Primera del Palacio de Justicia de Santa Cruz (este de Bolivia) debe decidir si revoca el fallo de la jueza Enea Fátima Gentile, que el pasado 23 de noviembre denegó esta medida con el argumento de que Jacob Ostreicher no tiene familia en Bolivia, una decisión apelada por los abogados defensores.

Ostreicher llegó al Palacio de Justicia de Santa Cruz a primera hora de la mañana procedente de una clínica en la que se encuentra internado desde hace casi un mes a causa del deterioro que ha sufrido su salud durante los meses de encarcelamiento.

A la audiencia asisten los congresistas estadounidenses Christopher Smith y Nydia Velázquez, así como el actor Sean Penn, quien este lunes viajó a Bolivia para apoyar a su compatriota, al que ya visitó en octubre pasado.

El caso del estadounidense dio un giro en las últimas semanas al ser desarticulada una red de funcionarios gubernamentales que supuestamente extorsionaba a presos, entre ellos Ostreicher, a quienes exigía dinero a cambio de fallos favorables o beneficios penitenciarios.

La defensa de Ostreicher ha denunciado que esta red, encabezada por el ya encarcelado exasesor jurídico del Ministerio de Gobierno Fernando Rivera, pidió al empresario 50.000 dólares a cambio de su libertad, y que, al no lograr el dinero, presionó a un juez de Santa Cruz para que revocara su decisión de liberarle.

Por este caso también han sido enviados a prisión en la última semana dos fiscales: Isabelino Gómez y Janet Velarde, esta última acusada de ser la presunta responsable directa de presionar al juez que había decidido excarcelar a Ostreicher para que cambiara su fallo.

La denegación de la libertad condicional a Ostreicher por parte de la jueza Gentile tuvo lugar cuatro días antes de que cayera la red de extorsionadores y se supiera que éstos supuestamente interfirieron en el proceso legal que se sigue al ciudadano estadounidense.

Jacob Ostreicher llegó a Bolivia hace 4 años para invertir 26 millones de dólares en la producción de arroz en Santa Cruz.

Fue detenido en junio del 2011 acusado de presunto blanqueo de capitales, después de que dos empleados suyos fueran apresados por su presunta relación con el narcotráfico.