El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó hoy una ley que despenaliza las huelgas y protege el fuero sindical al modificar dos artículos del Código Penal que seguían vigentes desde la dictadura del general Hugo Banzer (1971-1978).

Morales firmó el documento en un acto en La Paz, en presencia del vicepresidente Álvaro García Linera; la ministra de Justicia, Cecilia Ayllón; el máximo dirigente de la COB, el minero Juan Carlos Trujillo, y decenas de trabajadores de distintos sectores.

La iniciativa fue impulsada a petición de la Central Obrera Boliviana (COB), cuyos dirigentes celebraron y agradecieron la norma.

La nueva ley modifica el artículo 232 del Código Penal, referido a las tomas violentas de establecimientos industriales agrícolas y mineros durante una huelga, liberando de responsabilidades a los trabajadores cuando este tipo de protestas sea pacífico.

Además anula el artículo 234, que castigaba con entre uno y tres años de prisión y sanciones económicas a quienes promuevan las huelgas declaradas ilegales por las autoridades.

La ministra Ayllón recordó que ambos artículos fueron aprobados durante la dictadura del general Banzer.

Las huelgas en Bolivia son habituales, y a instancias de los citados artículos, eran declaradas ilegales cuando las autoridades consideraban que no se había agotado el diálogo con los dirigentes que las convocaban.

Trujillo recordó en su discurso que incluso el actual ministro de Gobierno, Carlos Romero, instruyó varias veces a la Fiscalía "que procese a los dirigentes" cuando había huelgas.

Uno de los conflictos más fuertes que afrontó el Gobierno este año fue un paro de siete semanas de los médicos y trabajadores de hospitales estatales contra un decreto de Morales que aumentaba su jornada laboral de 6 a 8 horas diarias.

Morales afirmó hoy que "en el pasado hicieron normas para castigar a los trabajadores, muchos hemos sido víctima de la penalización" de las huelgas.

También pidió a los sindicatos que le hagan "recuerdo" de aquellas normas que se deben modificar porque, según dijo, "el presidente puede equivocarse, pero jamás traicionarles".