La economía mexicana crecerá un 3,8 % este año, ligeramente por debajo del 3,9 % de 2011, y su expansión se ralentizará hasta el 3,5 % en 2013, según estimaciones difundidas hoy por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En su Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, la Cepal explica que la leve caída de la tasa hasta el 3,8 % se debe a una baja considerable de la demanda externa, compensada por la expansión de la demanda interna, en particular de la inversión.

En el tercer trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) tuvo un alza interanual del 3,3 %, lo que, comparado con la expansión del 4,7 % registrada en los primeros tres meses del año, indica que la economía mexicana entró en fase de desaceleración.

Según el organismo regional de Naciones Unidas, ese freno responde a los resultados económicos "poco favorables" de sus principales socios comerciales.

Por sectores, las manufacturas crecieron un 5 %, con un impulso significativo de la industria automotriz, la construcción se expandió un 4,8 %, y el sector servicios, un 4,4 %, con especial dinamismo de los servicios financieros y seguros (10,3 %).

Por su parte, la demanda agregada creció un 4,6 % en la primera mitad del año, impulsada por la expansión de la formación de capital (7,5 %) y, en particular, por la inversión pública (10,7 %). El consumo, en tanto, mantuvo un dinamismo moderado del 3,6 %.

El déficit fiscal, incluida la inversión de Petróleos Mexicanos (Pemex), se situó cerca del 2,4 % del PIB, frente al 2,5 % registrado en 2011, según el documento de la Cepal.

La inflación interanual, que ha estado presionada por los precios de los productos agropecuarios, se situó en un 4,6 % en octubre.

La tasa de interés de referencia se mantiene anclada en un 4,5 % anual y en noviembre acumuló cuarenta meses sin cambios.

Por su parte, el mercado cambiado ha mantenido una alta volatilidad. En noviembre, el tipo de cambio interbancario se ubicó en 13,2 pesos por dólar.

En tanto, la tasa de desocupación nacional disminuyó hasta el 5,1 % en los primeros nueve meses, pero un 29,2 % de la población ocupada trabaja en el sector informal.

Tanto las exportaciones como las importaciones sufrieron una fuerte desaceleración.

En los tres primeros trimestres, los envíos crecieron a una tasa del 6,3 %, frente a un aumento del 19,5 % en el mismo periodo de 2011, y las importaciones crecieron un 5,1 %, en comparación con el 18,8 % del año anterior.

La cuenta corriente arrojó un déficit de 2.584 millones de dólares en ese mismo lapso, en comparación con un saldo negativo de 6.663 millones en los primeros nueve meses de 2011.

Además, la inversión extranjera directa cayó un 17,5 % interanual entre enero y septiembre, y se espera que cierre 2012 en un monto cercano a 18.000 millones de dólares.

La Cepal estima que en 2013 la economía mexicana se expandirá un 3,5 %, impulsada por la demanda interna, y recuerda que la coyuntura en Estados Unidos y en Europa son factores de incertidumbre que presionan a la baja su crecimiento.