Una coalición de siete estados de EE.UU. anunció hoy que demandará a la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) si no toma medidas para reducir las emisiones industriales de gas metano, uno de los principales causantes del cambio climático.

Esta coalición está encabezada por el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, quien afirmó en un comunicado que están "dispuestos a entablar una demanda para forzar la reducción de la contaminación y el cambio climático producidos por la industria del petróleo y del gas natural".

La EPA reconoció en 2009 que el metano es un gas "con un efecto invernadero muy potente que pone en peligro la salud pública y el bienestar de la población", pero no ha tomado medidas para frenar su emisión derivada de la actividad industrial, lo que, a juicio de los estados de Nueva York, Connecticut, Delaware, Maryland, Vermont, Massachusetts y Rhode Island viola la Ley de Aire Limpio.

Las instalaciones petroleras y los pozos de gas natural emiten más de 15 millones de toneladas de metano al año, el equivalente al que generarían 64 millones de vehículos, lo que convierte a estas industrias en la principal fuente de emisión de metano en Estados Unidos.

La Ley de Aire Limpio estipula que la EPA debe establecer unos controles de emisión en los sectores que contribuyan "significativamente" a la contaminación del aire, pero cuando esta agencia revisó la regulación de diferentes industrias y las actualizó, no incluyó la de metano.

Esta decisión de no adoptar medidas encaminadas a ponerle freno, que según la coalición son, además, "asequibles", deja sin control a casi el 95 % de las emisiones de metano procedentes de la industria del petróleo y del gas natural.

El metano provoca un calentamiento de la atmósfera 25 veces mayor que el dióxido de carbono y, según determinó la propia EPA, entre sus efectos figuran "el aumento de la temperatura del océano y el aire, cambios en los patrones de precipitación, deshielo de glaciares, elevación del nivel del mar y fenómenos meteorológicos extremos como huracanes".

"Simplemente no podemos seguir ignorando la evidencia del cambio climático o la amenaza catastrófica que la contaminación de gases de efecto invernadero representa para nuestras familias, nuestras comunidades y nuestra economía", remarcó Schneiderman.

La coalición presentará la demanda en un tribunal federal de distrito dentro de sesenta días a menos que la EPA "tome las decisiones oportunas sobre el establecimiento de normas para reducir estas emisiones", añadió el fiscal general de Nueva York.