Colombia resistió a la desaceleración económica de Latinoamérica y creció un 4,5 por ciento en 2012, a pesar del decrecimiento tanto en las exportaciones como en las importaciones, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)

Según el Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, la economía colombiana registrará en 2013 un crecimiento que rondará el 4,5 %, un resultado similar al registrado este año.

La cifra de 2012 demuestra que la economía colombiana continúo creciendo a un ritmo por encima del promedio regional, que se situó en un 3,1 %, si bien las condiciones adversas de la crisis internacional empezaron a afectar el dinamismo de algunos sectores del país, precisó la Cepal.

Así, el crecimiento del 4,5 % de su economía se debió a la actividad minera y al programa de inversión en vivienda e infraestructura potenciado por el Gobierno.

Sin embargo, las exportaciones sufrieron una desaceleración tanto en el volumen como en el precio, pasando de un crecimiento del 8 % en el primer semestre de 2011 a un 6 % durante el mismo periodo de este año.

Las importaciones, en tanto, también padecieron una reducción en su ritmo de crecimiento de los últimos años al pasar de un crecimiento del 22 % en el primer semestre del pasado año a una tasa del 11 % en el mismo periodo de 2012.

Esto último se debió, según la Cepal, a los efectos de una menor demanda mundial, así como un contexto de precios más bajos de los principales productos de exportación.

Asimismo, en el primer semestre de 2012 se registró un aumento del producto interno bruto (PIB) del 4,9 % respecto al mismo periodo del año anterior, jalonado por los sectores de la minería y la construcción.

Por otra parte, la meta de inflación del Banco Central colombiano para 2013 se ubica entre el 2 % y el 4 %, similar a lo que se registró en 2011.

Dicha cifra se explica, según la Cepal, por la poca incidencia de las presiones de demanda, el freno en las alzas de la canasta familiar, la caída del precio de los combustibles y la mejora en las condiciones climáticas que ayudaron a reducir los precios de algunos bienes agrícolas.

Uno de los mejores resultados de la economía colombiana es el aumento sostenido de la tasa de inversión en los últimos 10 años, que la acercan al 30 % del PIB, destacó el informe.